Skip Ribbon Commands
Skip to main content
15/99
"La tecnología, clave para la participación democrática"
Empar Pablo Martínez / @emparpm
CCOO
09/04/2015
  • COMPARTE
  • LinkedIN
  • Facebook
  • Google+
  • Mail
  • Twitter
  • #reimaginaeltrabajo
A UN CLIC
Quién es:

Empar Pablo Martínez

 
A qué se dedica:

​​Sindicalista de CCOO, Movimientos y Redes Sociales

 
Ámbitos de trabajo:

​Sindicatos, Trabajadores, Movimientos, Comunicación, Tecnología, Educación

 
Quiero contactarle:
 
Tiempo de lectura:

​Cuatro minutos de bici estática​

 
What if?

​¿Y si las tecnologías se convirtieran en un verdadero cauce de participación ciudadana?

 
@cyctweet
​​​

Trabajo y Tecnología es el día a día de Empar Pablo, responsable de Movimientos y Redes Sociales de CCOO. Se integró en el sindicato cuando era universitaria, movida por su voluntad de contribuir a un cambio social.

Formó parte del equipo de promoción de las Redes Sociales y las nuevas tecnologías en el sindicato como nueva herramienta de comunicación  para llegar mejor a los trabajadores y a la ciudadanía​

“Debe haber unidad entre la realidad virtual y la social”

​¿Cómo se lleva CCOO con la tecnología? 

A mediados de 2011 el sindicato se comprometió a desarrollar y consolidar el uso de redes sociales en la organización​ como un medio​ para incentivar la proyección social, así como de la imagen de CCOO y la propia actividad sindical. 

​Por eso hemos desarrollado una plataforma digital interna, Socialnet. Se trata de una intranet en la que nos organizamos por Comunidades Autónomas, por sectores y secciones sindicales de las empresas. Allí están incluidos los perfiles sociales de las personas y organizaciones que componen el sindicato y nos permite compartir información internamente, más allá del correo electrónico.​​

​¿Qué es el trabajo para CCOO? 

Nuestra organización entiende que el trabajo es central en la acción social y política de un país, y por eso tratamos de protegerlo. Además de ser vía de emancipación, dependemos de la calidad de ese trabajo para alcanzar un sistema de bienestar social.

Tenemos que ​proteger el trabajo para la propia organización laboral y personal, ya que ocupa mucho tiempo en nuestras vidas. Y en esto tienen un papel imprescindible los sindicatos junto con los gobiernos, la patronal y las empresas.

​Cuando habla​ de 'calidad' laboral ¿a qué se refiere?

​Apostamos por un trabajo de calidad para una vida de calidad. Entendiendo calidad como unas buenas condiciones laborales (estabilidad, salario, jornada, cumplimiento del convenio…), buenas condiciones sindicales (representación sindical en las empresas para velar por los derechos de los trabajadores) y aportar beneficios a la sociedad (empleo, industria, investigación, derechos y sistemas públicos de protección social).

​Además de la lucha por un sueldo mínimo digno, ¿cree que europeizar la jornada laboral mejoraría la calidad del trabajo?

Nosotros creemos que la jornada laboral debe mejorar y que los países de nuestro entorno marcan el camino. El trabajo es un elemento central en la vida de las personas y debe proporcionar bienestar, facilitar la conciliación con la vida familiar, además de ayudar a la formación cultural y profesional. Tenemos constancia de que se hacen muchas horas de trabajo que exceden a las acordadas en los contratos y que no se pagan conforme a convenio o que no se cotizan.


​¿Es posible conseguir este cambio en España?

​Sí, pero es necesario un compromiso firme del Gobierno, las patronales y empresas. En este país, la negociación colectiva es ley de aplicación para todos los trabajadores con independencia de que estén o no afiliados. ​​

​¿Nota una mejora en la calidad de su trabajo gracias a las tecnologías?

​Gracias a ella, en forma de redes sociales, Internet y comunicación electrónica, hemos mejorado la información  dentro del sindicato, la organización de los movimientos sociales y hemos puesto más el oído a las necesidades de la gente. Esto nos permite que los conflictos de pequeñas empresas tengan también difusión y visibilidad al igual que los de las grandes. 

​Díganos algunos ejemplos de estos casos en los que la tecnología les ayuda.

​Hemos tenido experiencias muy enriquecedoras con las huelgas generales y los procesos de negociación colectiva o de conflictividad laboral. Tuvimos que establecer mecanismos de coordinación y organización, de manera que, por ejemplo, las personas que v​isitaban los polígonos nos mandaban información en directo de lo que estaba pasando, como los reportajes gráficos o las crónicas de situación que nos daban una idea de la participación de los trabajadores en ella.

Otro caso es el uso de las firmas​ electrónicas, como para la campaña contra la pobreza energética que se está llevando a cabo actualmente por la Federación de Pensionistas. En general, son herramientas básicas para la interactividad sindical.​

​¿Cree que las redes sociales también tienen sus limitaciones?

​Debe haber siempre unidad entre la realidad virtual y la social. Por eso me encanta poner cara a gente con la que hablo día a día por redes sociales y con las que luego coincido en una manifestación. No hay que perder el contacto con la gente. Además, las redes sociales no cubren toda la información. 

Eso sí, llegan a difundir temas que de otra forma no tendrían cabida en la agenda mediática o política. Pero el sindicalismo exige mirar a la cara a la gente, visitar los centros de trabajo y conocer in situ sus demandas y necesidades.​

​¿Se podría decir que las nuevas tecnologías ayudan a la libertad de expresión y sindical?

​Aquí hay un debate muy importante porque a día de hoy nos encontramos con despidos disciplinarios en empresas por el uso de redes sociales. Existe un dilema entre el control de la empresa y uso de redes sociales en horarios de trabajo frente a la libertad sindical de difusión y contacto. En esta materia, como en todas, la legisla​​ción todavía va por detrás de la realidad. Por eso tenemos un potente gabinete jurídico que va estudiando todos estos temas. ​

​¿Un caso concreto que quiera compartir?

​El de la campaña #HuelgaNoEsDelito. Surgió a mediados de 2014 cuando nos llegó una petición de 8 años y 3 meses de cárcel para cada uno de los miembros del comité de empresa de Airbus por la partici​​pación en el piquete informativo durante la huelga del 29M de 2012.

Esta medida está contemplada en el artículo 315.3 del Código Penal, pero nunca se había pedido el ingreso en prisión. Desde entonces, nos ​coordinamos para investigar la situación y nos dimos cuenta de que existen 86 casos que afectan a casi 300 personas en los que se están haciendo peticiones de prisión o multas administrativas a diferentes sindicalistas en circunstancias muy similares.

Gracias a la web​ que creamos y a las redes sociales, hemos conseguido apoyo sindical de Europa y América Latina, así como conocer casos parecidos de otros sitios. ​

​¿Cómo cree que la tecnología reimaginará el trabajo en el futuro?

​La tecnología va a ser clave para la participación democrática y para mejorar la comunicación y los servicios. Aunque seguirá existiendo una brecha generacional tecnológica, creo que cada vez más se va a extender la mentalidad de incorporarla en la vida cotidiana como, por ejemplo, en el ámbito educativo, donde me parece muy necesaria. ​

 ¿Qué quiere ser ‘de mayor’ Empar Pablo?

​Personalmente, no me voy a desvincular nunca del sindicato. Y cuando tenga que dedicarme a otras tareas, iré por la vía educativa. Al final, las personas somos y seremos lo que fuimos.​

COMENTARIOS
Nombre:

Comentario:

He leído y acepto la política de privacidad



Attachments
 
¡Ups! No hay comentarios todavía. ¿Te animas a escribir el primero?