Skip Ribbon Commands
Skip to main content
22/99
"El contacto personal es la principal fuente de empleo"
Elvira Alcalá-Zamora / @CiscoPRspain
Cisco
05/05/2015
  • COMPARTE
  • LinkedIN
  • Facebook
  • Google+
  • Mail
  • Twitter
  • #reimaginaeltrabajo
A UN CLIC
Quién es:

​Elvira Alcalá-Zamora

 
A qué se dedica:

​Directora de RRHH de Cisco España

 
Ámbitos de trabajo:

​Recursos Humanos, Telecomunicaciones, Innovación

 
Quiero contactarle:
 
Tiempo de lectura:

​Organizar una reunión por Webex​

 
What if?

¿Y si tu tiempo fuera una moneda de cambio más valiosa?

 
@cyctweet
​​​

Elvira Alcalá-Zamora lleva 14 años en Cisco, la multinacional donde dirige el área de Recursos Humanos en España. Desde el punto de vista personal, Elvira vive en su propia piel cómo a pesar del interés y el conocimiento tecnológicos, sus hijos ya han crecido con unas habilidades más desarrolladas que los adultos. De ahí, refuerza aún más la necesidad de adelantarse a los cambios en el trabajo.

​Y como rasgo de las nuevas generaciones laborales destaca la importancia que le otorgan a su tiempo como valiosa moneda de cambio. La flexibilidad laboral que facilita la tecnología es una de las armas para la captación y satisfacción de esa necesidad.

"La tecnología no va a remplazar a las personas".

​¿Cómo se trabaja una empresa tecnológica?

​La tecnología está en nuestro día a día, nos hace más productivos y eficaces. Por ejemplo, las telepresencias nos evitan viajes; las videoconferencias y la telefonía IP nos permiten una colaboración de más calidad; nos permite tener centros de soporte en otros países, en definitiva nos facilita el trabajo a la vez que mejora la conciliación con la vida personal.

​Y concretamente en el trabajo de RRHH, ¿cómo influye la tecnología? 

En nuestro caso, la tecnología nos facilita procesos más ágiles, como la telepresencia, que posibilita a más personas participar en los procesos de selección sin ralentizarlos. Nos apoyamos mucho en las redes sociales y además tenemos nuestras propias herramientas diseñadas internamente.

Pero, curiosamente, la fuente principal de empleados es el contacto personal. Las referencias siguen siendo claves para el reclutamiento.

​El poder de la tecnología no gana a las relaciones personales:

La tecnología nos permite ser más ágiles, más competitivos, nos allana el terreno, pero la relación humana no se puede sustituir. La tecnología no va a remplazar a las personas.

Lo que sí es verdad, es que estamos en entornos muy cambiantes, y por eso necesitamos candidatos capaces de adaptarse al cambio, resilientes, con capacidad de retar lo establecido y ​​de redefinir sus perfiles en función de las demandas de un entorno empresarial que evoluciona tan rápido. 

​¿Cómo se fomenta esta cultura laboral innovadora entre los trabajadores?

​Ayudando a los empleados a convertirse en expertos de su materia sin perder de vista que cada uno es el protagonista y responsable de su desarrollo profesional. Los mánagers deben apoyarlos y la compañía ofrecer formación específica para los diferentes roles.  Nosotros, en este sentido, contamos con la plataforma Cisco University. ​​

​¿Innovación como filosofía de la empresa?

La innovación creo que está muy relacionada con las formas de trabajo flexible, en lo que somos pioneros. Llevamos el teletrabajo al extremo, buscamos continuamente formas de trabajo que faciliten la conciliación, intentamos anticiparnos a lo que pueda ser innovador para ofrecerlo al mercado y que suponga una ventaja competitiva. El hecho de que Cisco haya adquirido 170 empresas en los últimos 30 años nos ha permitido evolucionar.

Nosotros apostamos por la “cultura del desempeño”: No importa desde dónde haces tu trabajo, sino que se consigan los resultados, medidos por objetivos, y tras poner al servicio de los empleados las herramientas necesarias. En Cisco España, el 85% de la plantilla teletrabaja y un 40% tiene a su mánager en otro país.

​¿Quizá por eso han ganado seis años consecutivos el premio “Great Place to Work”?

​Es verdad que, además de la propia consultora que evalúa los procesos de RRHH, dos tercios del resultado de este premio provienen de las encuestas realizadas a los empleados. Sus respuestas nos han indicado que las prácticas más valoradas son el trabajo flexible y la conciliación, ambas posibles gracias​​ a la tecnología. 

​¿Cree que la mayoría de las empresas del mercado están preparadas para asumir estos cambios que consideras necesarios para la innovación?

​En los últimos 15 años creo que las empresas no han evolucionado lo suficiente. Y ahí tenemos un papel importante de ayudarnos unas a otras. Para contribuir, nosotros organiz​​amos con Intel un Business Tour​ a lo largo del año y en diferentes ciudades para mostrar a los profesionales cómo ser más competentes con modelos de trabajo más sencillos y eficaces.​

​Para evolucionar ¿cree que es importante abrirse y colaborar con otras empresas?

​Las alianzas con otras empresas son críticas. Necesariamente debemos crear u​​n único sistema de empresas con las que conseguir objetivos comunes, con algunas de ellas incluso competimos en determinadas áreas.

​¿Cómo cree que va a influir la tecnología en el futuro?

​Ya están ocurriendo cosas impensables antes, como las Smart Cities, diagnosticar de forma virtual, o viajar en un coche sin conductor… Desde aquí estamos poniendo mucho esfuerzo en​ conectar todo con internet, las posibilidades son inmensas y tenemos recursos para posicionarnos.

Una encuesta de Garner dice que en 2020 el 75% de las empresas van​​ a estar digitalizadas. Y que sin embargo, solamente el 35% de los proyectos relacionados con transformación digital van a ser exitosos. Eso quiere decir que aún nos queda mucho trabajo por delante. 

​¿Y cómo la tecnología va a reimaginar el trabajo?

​Posicionando al trabajo como una actividad, no un lugar. En Cisco ya funcionamos así y no tenemos horarios concretos. Las claves están en detectar los roles que son susceptibles de este tipo de trabajo y t​​ener claras unas reglas del juego para llevarlo a cabo con la tecnología adecuada.

Es verdad que hay sectores que por su propia naturaleza será más complicado aplicar este modelo. Pero si las empresas quieren ser realmente competitivas, tienen que tener en cuenta modelos muy flexibles a los cambios tan urgentes que demand​​a el mercado y adaptarse a las necesidades de los trabajadores. Más allá del salario y del cargo, la moneda de cambio para ellos es el tiempo, sobre todo en las generaciones que vienen.

COMENTARIOS
Nombre:

Comentario:

He leído y acepto la política de privacidad



Attachments
 

Anónimo   (08/05/2015 13:46)

​Estoy totalmente de acuerdo con muchos de los puntos de Elvira.
Estamos pasando de un modelo proveniente del siglo pasado donde muchos trabajadores operaban y movían cosas (átomos) y ello exigía esta juntos en el mismo sitio y en el mismo momento para poder hacerlo entre ellos. Ahora mucho de nuestro trabajo es mover información (bits) y ello se puede hacer sin la obligación de compartir un espacio y tiempo único. La gestión del tiempo por cada uno será clave en la oferta de empresas de la nueva era.