Skip Ribbon Commands
Skip to main content
30/99
"Ser sostenibles no significa ganar cada vez más dinero"
Eider Fortea / @EiderFortea
Universidad Mondragon y Unifikas
01/06/2015
  • COMPARTE
  • LinkedIN
  • Facebook
  • Google+
  • Mail
  • Twitter
  • #reimaginaeltrabajo
A UN CLIC
Quién es:

​Eider Fortea

 
A qué se dedica:

Profesora e investigadora de la Universidad Mondragon y colaboradora de Unifikas​

 
Ámbitos de trabajo:

Calidad, seguridad laboral y medioambiente

 
Quiero contactarle:
www.mondragon.edu​
 
Tiempo de lectura:

Salir a tirar la basura a los cubos de colores

 
What if?

​¿Y si cumplieramos las normas no por el miedo a la multa​ sino porque tengamos asumida una cultura preventiva?

 
@cyctweet
​​​

​Eider Fortea es profesora e investigadora en la Universidad Mondragon en materia de Prevención, Calidad y Medioambiente. Esta formación la aplica después como asesora al campo empresarial. Por eso sabe que la tecnología es clave para la sostenibilidad y apuesta por sistemas informáticos que gestionan estas áreas, conjuntamente o por separado, como es el caso de Unifikas​

​Legislaciones, rentabilidad, organización empresarial… Son muchos los factores que hay que tener en cuenta a la hora de pensar en sostenibilidad, pero ella pone el foco en las personas como motor del cambio real en la cultura empresarial. Ahí donde realmente empiezan las historias.

​ “Disponemos de software para gestionar la seguridad laboral, el medio ambiente y la calidad sin necesidad de tener que recurrir a un Excel”

La tecnología ¿nos aleja de la naturaleza?

​​O nos acerca a ella. No podemos olvidar que gracias a los avances tecnológicos, la humanidad ha podido conocer el funcionamiento de las células, qué es el ADN y cómo funciona. La tecnología también nos permite limpiar aguas contaminadas que dañarían al río o al mar en caso de verterlas así.

No, no creo que la tecnología nos aleje de la naturaleza. Depende de cómo se utilice. Muchas veces el problema está en que al comenzar a trabajar con una tecnología se desconocen los ef​​ectos que, a me​​dio o largo plazo, puede tener sobre la naturaleza, y hasta hace pocos años, tampoco importaba demasiado. Por suerte hoy en día las cosas están cambiando y todos vamos concienciándonos de que lo realmente importante no es sólo la sostenibilidad económica, sino también la social y la ambiental. 

​Como asesora en materia de Prevención y Medioambiente, ¿cuál es su opinión sobre la mentalidad de las empresas españolas a día de hoy?

​Voy a ser sincera, aun corriendo el riesgo de que alguien me ponga en su lista negra. Desde mi punto de vista, es un poco incongruente que las empresas hablan de lo bien que lo hacen en temas de medioambiente y que, por otra parte, se filtre o se sepa que tus trabajadores tienen malas condiciones, no se les realiza la vigilancia de la salud o ha habido no sé cuántos accidentes laborales en el último año. ¿Es que las personas no somos tan importantes como el medioambiente? O me atrevería a decir ¿no somos más importantes o, por lo menos, parte de él?​

​Bájenos un poco a tierra el término tan amplio de ‘Sostenibilidad’. ¿Qué papel cree que tienen las empresas en este campo?

Poco a poco van dándose cuenta de que ser sostenibles no significa ganar cada vez más dinero, sino que el beneficio económico se conjugue con otros muchos más factores, como unas buenas condiciones laborales de los trabajadores, un fomento de la actividad laboral, una seguridad laboral adecuada, un impacto ambiental cada vez más insignificante de tus procesos productivos (o de servicios), etc.

Lo que sí está muy claro es que las personas o empresas por sí solas no vamos a conseguir tanto como si colaboramos. Si la empresa, la a​​dministración y la sociedad, desde la educación, colaboran para transmitir la necesidad de ser sostenibles, los resultados serán más rápidos y mejores.

Las empresas al ser pequeños ecosistemas humanos, quizá tengan más responsabilidad por el mayor impacto socioeconómico y ambiental que generan, por lo que quizá ellas, especialmente las grandes, puedan ser modelos de comportamiento en este sentido.

​¿La sostenibilidad empieza por una acción o por una mentalidad? ¿Por dónde deberíamos de empezar a trabajar: por un plan de acción o por una cultura que fomente una actitud?

​Lo ideal sería que empezáramos siempre porque hemos recibido una educación con unos valores y principios que han hecho que estemos súper concienciados, pero la cruda realidad es que normalmente para que hagamos algo nuevo, pa​​ra que cambiemos, nos tienen que tocar el bolsillo. Entonces, si hay leyes que nos obligan, igual lo hacemos, pero si ya nos ponen una multa seguro que sí hacemos un plan de acción para cumplir lo necesario.

Dicho esto, creo que es necesaria la combinación de las dos cosas. Fomentar una cultura preventiva en seguridad laboral y en medioambiente, a la vez que debemos​​ tener planes de acción, rigurosos, centrados en unos objetivos concretos y con indicadores adecuados que propicien o favorezcan el desarrollo de acciones específicas.​

​¿Cree que existe consenso sobre la necesidad de dirigir los esfuerzos de la investigación e innovación hacia el logro de tecnologías favorecedoras de un desarrollo sostenible?

​Creo que hay una parte de la sociedad realmente consciente de la necesidad de desarrollar tecnologías limpias que sustituyan a las viejas de los sistemas productivos. No es que las viejas sean malas, sino que cuando se desarrollaron no se tuvo en cuenta el factor medioambiental​​, y, por tanto, contaminan demasiado (teniendo en cuenta criterios actuales). 

Algo parecido pasa desde la perspectiva de seguridad laboral, hoy en día las máquinas deben diseñarse pensando también en el uso que les van a dar los trabajadores, las personas de mantenimiento o quien las vaya a limpiar. La necesidad de invertir en medioambiente es tan fuerte que incluso se plantea el diseño y fabricación de productos de manera ecológica. 

Desde mi punto de vista sí es necesario dirigir los esfuerzos hacia una investigación que piense en la sostenibilidad, sin ninguna duda, pero creo que para que eso ocurra es necesario ta​​mbién que esas políticas que ahora se fomentan se mantengan en el tiempo (todos sabemos que los resultados de las investigaciones son a medio o largo plazo, pero que cuando cambia un gobierno puede cambiar sus políticas de inversión, por ejemplo). ​

​Existen departamentos de M​edioambiente, de Prevención y de Calidad, aunque no siempre los tres en todas las empresas, ¿cree que la integración es una buena idea?

​Sin ninguna duda. Creo que las empresas ya tienen demasiados problemas y elementos que gestionar como para crearse nuevos. Si tenemo​​s tres ámbitos que se pueden gestionar conjuntamente, ¿por qué no hacerlo?

Es cierto que a todos nos asusta el cambio, aunque sea para mejor, pe​​ro quien no cambia y evoluciona está abocado al más absoluto de los fracasos. Todavía siguen siendo tres disciplinas desempeñadas por técnicos diferentes y sin conocimientos unos de otros en muchas empresas, y es bastante habitual encontrarse con importantes divergencias entre los técnicos de una y otra materia.

​Es necesario tener en cuenta dos cosas: en primer lugar, que un único sistema de gestión bien diseñado y adaptado a la empresa es muchísimo más eficiente y fácil de manejar que tres. En segundo lugar, que los técnicos de una y otra materia, aun con sus difer​​encias, van a ser mucho más eficientes y competitivos para dirección si aprenden a trabajar en equipo.

​¿Cómo cree que la tecnología ha impactado o transformado la capacidad y voluntad de las empresas en la gestión PR, MA y CA?​

Creo que la tecnología ha ayudado muchísimo a mejorar la gestión. En estos ámbitos que trabajo se maneja mucha documentación y se necesitan muchas evidencias y registros, además ​​de permisos, recordatorios etc. Ahora podemos disponer de herramientas específicas, software, para la gestión de la seguridad laboral el medioambiente y la calidad (conjuntamente o por separado) sin necesidad de tener que recurrir a una hoja Excel.

Hay varios elementos que considero fundamentales en el uso de estos softwares: en primer lugar que su desarrollo esté basado en normas reco​nocidas internacionalmente, como pueden ser las ISO y que se puedan adaptar fácilmente a las modificaciones de éstas. En segundo lugar, que ayuden o tengan en cuenta el cumplimiento legal básico del país, comunidad económica o lugar en el que se instale y, en tercer lugar, que disponga de metodologías o métodos de análisis interno que ofrecer al cliente. Que no esté “vacío”, vaya. Obviamente, desde el punto de vista del uso del software destacaría también como aspectos positivos la pluralidad de idiomas, la sencillez en el manejo y la posibilidad de estar en “la nube”.​

​¿Cuáles son las tendencias en la gestión de las empresas en materia de medioambiente?

Ahora estamos en una fase de nacimiento y modificación de gran cantidad de legislación ambiental, lo que lleva a las empresas irremediablemente a la identificación, análisis e implantación.

Esto que acabo de decir en cuatro líneas, contadas, cuesta muchísimo trabajo a la empresa porque simplemente el saber eleg​​ir las fuentes adecuadas de información para detectar qué nos aplica en legislación y qué no, ya es un reto.

Creo que la tendencia de las empresas en la gestión del medioambiente va hacia la incorporación de sistemas de gestión que le ayuden a organizar requisitos legales y de desempeño, sistemas que les permiten actuar con la rigurosidad precisa para que todo quede bien atado. Además, hoy en día las empresas tienen mucho interés en ser vistas como empresas que cuidan el medioambiente. Poder publicar que han obtenido la ISO 14001, siempre es un punto a favor de la buena imagen.​

​¿Cómo es su ‘relación personal’ con la tecnología?

Soy una persona bastante abierta al uso de tecnología, pero siempre como complemento a las relaciones personales, no como sustitución. Por ejemplo, utilizo las redes sociales porque creo que son una forma de dar a conocer tu trabajo y de aprender de lo que los demás están haciendo. Pero si lo que está desarrollando alguna persona me interesa mucho, intento llamarle por teléfono y concretar una cita (física u online). También las plataformas online me parecen fabulosas para reducir, e incluso eliminar, todo el gasto inútil de tiempo en desplazamientos. Hoy en día no concibo mi trabajo sin el uso del correo electrónico o un buen ordenador.

Desde un punto de vista más personal, me encantaría tener la casa domotizada y poder encender la calefacción cuando fuera necesario en​​​ cada habitación o que se bajaran o levantaran las persianas según necesidad.​

​¿Qué opina del papel de los medios de comunicación y las redes sociales en la sensibilización ciudadana y en la creación de una Cultura de la Prevención?

Por desgracia, hasta la fecha, los medios de comunicación se centran en informar sobre el accidente laboral o la denuncia a tal o cual empresa por incumplir la legislación en seguridad. Ésta es una parte importante de la seguridad laboral, pero no creo que sea la forma de contribuir a hacer cultura preventiva. Desde mi punto de vista es mucho más interesante hablar en positivo y analizar los casos de las empresas que ahora ya no tienen accidentes. Casos donde, gracias a la vigilancia de la salud, se han detectado problemas y podido evitar enfermedades mayores o casos donde gracias a la formación de las personas de la empresa se han evitado un montón de conductas dañinas.

Sin embargo, en las redes sociales se está viendo cada vez más que una empresa premia al trabajador que mejor idea en prevención ha propuesto, o que otra empresa obtiene un premio a la buena gestión en este sentido. También se habla mucho de que un grupo de empresas se juntan para hacer una pequeña formación en el ámbito de la seguridad laboral. Acudo a muchos debates en las redes sociales donde realmente se ve a profesionales preocupados por mejorar la cultura preventiva de sus organizaciones, no sólo evitar los accidentes, que también. 

​​Creo que en prevención se está pasando, aunque poco a poco, de la preocupación a la ocupación. Los técnicos están dando el paso a ser gestores y eso, segurísimo que va a contribuir a la implantación de una cultura preventiva. Aún falta, sí, pero estamos en el buen camino, que al fin y al cabo es lo que cuenta.​

COMENTARIOS
Nombre:

Comentario:

He leído y acepto la política de privacidad



Attachments
 
¡Ups! No hay comentarios todavía. ¿Te animas a escribir el primero?