Skip Ribbon Commands
Skip to main content
37/99
"Y los hombres, ¿no pueden conciliar?"
Margarita Álvarez / @MAPdeZabalza
Adecco
16/06/2015
  • COMPARTE
  • LinkedIN
  • Facebook
  • Google+
  • Mail
  • Twitter
  • #reimaginaeltrabajo
A UN CLIC
Quién es:

​Margarita Álvarez

 
A qué se dedica:

​Directora de Marketing y Comunicación de Adecco

 
Ámbitos de trabajo:

​Marketing, Comunicación, Recursos Humanos, Talento 

 
Quiero contactarle:
 
Tiempo de lectura:

​Poner la mesa para una comida con amigos

 
What if?

¿Y si la felicidad fuera una decisión personal?

 
@cyctweet
​​​

​Con la crisis en España, Margarita Álvarez optó por implicarse para ayudar en lo que pudiera. Por eso empezó a trabajar en Adecco, multinacional de Recursos Humanos que han contribuido a que casi 500.000 personas tengan un contrato en el último año

​Además de hablar sobre los beneficios de las nuevas tecnologías a la hora de encontrar trabajo, llevarlo a cabo y transformarlo, Margarita nos advierte del riesgo de no disfrutar de cada momento, como de una comida con los tuyos. Esos momentos de felicidad son una constante que defiende en su filosofía de vida y de trabajo. Por eso apuesta por facilitar la desconexión laboral desde las empresas, seas hombre o mujer, con hijos o sin ellos.

“Estamos aún obsesionados con el presencialismo”

​¿Se puede ser feliz en el trabajo?

Es imposible ser feliz en tu vida si no eres feliz con lo que haces, partiendo de la base de que es muy fácil decirlo cuando se tiene un empleo. Pero creo que la felicidad es una decisión personal y muchas veces nosotros mismos somos los que no somos capaces de sacar la esencia a lo que hacemos.

Poner el foco siempre en lo negativo nos resta la posibilidad de disfrutar con lo que hacemos. Todos tenemos cosas que nos gustan más y menos, gente con la que disfrutamos más y menos, pero lo importante es dónde pones tu atención y qué haces para que eso vaya mejor.​

​¿De quién es la responsabilidad de estar motivado en el trabajo?

Ahora que por fin ya aceptamos todos que una persona que está feliz en el trabajo es más productiva, nos falta dar el paso de ser conscientes de que uno también tiene la responsabilidad de que la empresa tenga un entorno feliz.

Yo soy responsable de lo que pasa cada mañana con mi equipo cuando entro por la puerta, porque yo contagio algo, bueno o malo, pero contagio. Por eso es importante preguntarse, ¿qué quiero contagiar a los demás?​

​¿Cómo está cambiando la forma de seleccionar profesionales?

La tecnología nos ayuda a llegar a más personas, incluso a quienes no nos busca pero que a mí me interesa por algo concreto.

Pero el trato humano no lo vamos a perder. Porque cada vez más creo que las empresas debemos buscar la actitud y enseñar las habilidades. Y la actitud se nota cuando convives con una persona, es ahí cuando ves si encajaría en una determinada cultura empresarial. Para mí, alguien con la actitud adecuada me vale y supera muchas carencias de otro tipo.​

​¿Puedes compartir alguna anécdota de esto?

​Una chica que trabaja conmigo empezó hace 3 años como becaria de diseñadora gráfica. Yo no vi el CV, hablando con ella a los diez minutos le dije que estaba dentro. Al año, surgió una vacante para otro puesto y la animé a que se presentara, porque es una chica con una actitud impresionante. Entonces me confesó que cuando vio el anuncio, se apuntó sin tener ni idea de diseño gráfico y estuvo durante varias noches con un amigo que le enseñaba a manejar los programas. Claro, esa niña estará conmigo para siempre. En EEUU ya hay muchas empresas que hacen entrevistas sin CV.​

​Así que habilidades por encima de conocimientos… ¿crees que está mal planteada la educación en España?

En el Observatorio de Innovación en el Empleo nos unimos con 25 de empresas grandes de España (Coca Cola, Ikea, Endesa, Bankinter…) para ver cómo reducíamos el gap que existe entre empresa y educación. Y lo que hemos descubierto es que las competencias y habilidades escasean en comparación con los estudios. En la teoría somos buenísimos en España, el problema está en cómo contar las cosas, transmitir ideas, convencer, emocionar, aplicar los conocimientos en algo concreto, trabajar por objetivos.

Ya no vale con aprobar. Yo te voy a preguntar: “¿Qué has hecho?” Y me dirás: “ADE”. Y yo te volveré a preguntar: “Ya ya, pero qué has hecho”.  Aprovecha todas las oportunidades que te surjan, porque de la primera te sale otra. Hoy en día se coge antes a una persona que haya hecho muchas cosas y buena actitud, porque tiene una experiencia, un bagaje.​

​Uno de los problemas a la hora de encontrar el primer empleo es la falta de experiencia, ¿qué opinas de este círculo vicioso?

Por eso animo a la gente a hacer cosas independientemente del trabajo que le sirvan como experiencia a la hora de encontrarlo.

Desde Adecco, además de ayudar a encontrar trabajo, aportamos conocimiento y lo que llamamos experiencias únicas para poder incluir en su carrera profesional. Es el caso de la iniciativa Presidente por un mes, en la que proponemos a un recién licenciado o a punto de licenciarse de cada país que esté durante un mes ejerciendo de CEO, junto al actual. De esos 32 participantes, se elige uno después del mes que ejercerá de presidente mundial.

​¿Qué tendencias identificas en las formas de trabajar por la influencia de la tecnología?

Por un lado está la supresión de barreras físicas. Me hace gracia el debate del teletrabajo, pero si los comerciales se pasan el 90% del tiempo fuera de la oficina desde siempre, eso ya es teletrabajar, no sé por qué le tenemos tanto miedo a ese término.

En otro sentido, te permite trabajar en la otra punta del mundo sin salir de casa. La economía colaborativa, que ya es una realidad, ha nacido gracias a la tecnología y nos permite construir entre varios, que exista un diálogo, es algo mágico.

Una consecuencia de esta colaboración es el trabajo por proyectos, no para empresas. En esa forma de trabajar no encaja un formato presencial  de 9 a 19h. Tú contratas para que hagan una cosa, mientras se haga, lo demás no es de tu incumbencia.

El problema va a ser cómo conseguir mantener el territorio personal y profesional, separados no van a estarlo, pero al menos ser capaces de hacer clic y desconectar. Dejar espacio para disfrutar independientemente del trabajo permite ser gente plena y que surjan ideas.​

​¿Crees que hay que seguir separando la vida personal de la laboral de alguna forma aunque hayan desaparecido las barreras tecnológicas?

La palabra conciliación no me gusta, pero el concepto lo defenderé porque me gusta trabajar con personas equilibradas, que tengan una vida plena. Aunque cada vez esté más unido lo personal y lo laboral por las nuevas tecnologías, es necesario saber desconectar.

Hay miles de empresas que te dicen: “Tenemos medidas de conciliación para las mujeres”. Yo me pregunto: Y los hombres, ¿no pueden conciliar?, ¿no pueden estar con sus hijos?, ¿no pueden jugar al pádel? ¿Y las mujeres sin hijos tampoco pueden conciliar? ¡Por qué somos tan burros! La conciliación es algo que tiene que hacer todo el mundo.

Yo tengo 3 hijos y concilio horrible, pero intento hacerlo mejor y que la gente de mi equipo, tenga o no hijos, pueda hacerlo también. Estamos aún obsesionados con el presencialismo.​

​¿Cómo reimagina Margarita el trabajo de los próximos años gracias a la tecnología?

Me gustaría que supiéramos manejar bien la tecnología. Yo sí que creo que caemos a menudo en acercarnos a los que tenemos lejos y alejarnos de los que tenemos cerca. Y por eso pienso que hay que fomentar el uso razonable, que la tecnología no nos haga perder la parte humana de la comunicación ni disfrutar de lo que estamos viviendo.

Cuando trabajé en el Instituto de la Felicidad de Coca Cola descubrimos que una de las cosas que más feliz hace es comer en familia. ¿Os habéis parado a disfrutar durante media hora de este momento?

COMENTARIOS
Nombre:

Comentario:

He leído y acepto la política de privacidad



Attachments
 

Doris Zaldaña  (07/09/2016 21:27)

​Excelente entrevista, si muchas mujeres llegaramos a la palestra, el mundo seria diferente. Y sobre todo si