Skip Ribbon Commands
Skip to main content
4/99
"Pensar que una máquina puede sustituirnos es decir muy poco de nosotros mismos"
Elena Pisonero / @elenapisonero
Hispasat
12/02/2015
  • COMPARTE
  • LinkedIN
  • Facebook
  • Google+
  • Mail
  • Twitter
  • #reimaginaeltrabajo
A UN CLIC
Quién es:

​Elena Pisonero 

 
A qué se dedica:

Presidenta Hispasat 

 
Ámbitos de trabajo:

​Liderazgo, estrategia, globalización, digitalización

 
Quiero contactarle:
 
Tiempo de lectura:

​Nueve minutos en la T4 

 
What if?

¿Y si descubrir nuestro valor, cultivarlo y potenciarlo fuera la forma de avanzar en el mercado laboral? 

 
@cyctweet
​​​

​​En 1945, Sir Arthur C. Clarke publicó en Wireless World un artículo sobre la posibilidad de transmitir señales de radio y televisión sin necesidad de cables. La gente pensó que hablaba de ciencia ficción. 12 años más tarde, los rusos ponían en órbita Sputnik, el primer satélite artificial

El legado de Clarke incluía tres leyes de la predicción que comienzan así: “Cuando un anciano y distinguido científico afirma que algo es posible, probablemente está en lo correcto. Cuando afirma que algo es imposible, probablemente está equivocado”.​

"Creo que la palabra trabajo está pasada de moda, el futuro pasa por ser capaces de crear valor, por eso es tan importante creer en uno mismo"

​¿Por qué al ser humano le cuesta tanto imaginar escenarios futuros sin tacharlos de imposibles?​

Somos así. Sucedió con el barco de vapor, el ferrocarril o la invención de la impre​​​​nta. En el caso de la tecnología, la innovación es más difícil de visualizar porque es más intangible pero, al final, lo mej​​or de internet es que nos permite contar con un potencial ilimitado de personas con las que crear nuevas cosas.

​​¿Dónde está el límite? El límite lo pone nuestro ego. El ego es el asesino de muchos líderes. Cuando la vanidad te hace perder el contacto con la realidad, te quedas fuera de juego. Y no conviene confundir vanidad con seguridad en uno mismo: cuando tienes seguridad, todo eso no hace falta.

¿Los líderes de hoy en día son conscientes de la gran oportunidad que tenemos para diseñar un mundo mejor?​

No, creo que no (Risas). Porque cuando uno es consciente de esta oportunidad, ocurren dos cosas: primero, sientes la pasión de disfruta​​r del momento que te ha tocado vivir y luego, te preparas para aprovecharlo. He visto a líderes quedarse fuera de juego por no ser capaces de verlo.

​​​​Tenemos la obligación moral de hacer algo con nuestro talento. Necesitam​​os ser conscientes de la oportunidad que vivimos, valor​ar lo que tenemos y aumentar nuestro nivel de exigencia personal. Lo contrario es vivir de espaldas al cambio, es dejarse llevar por la inercia que nos lleva a protegernos y negar la realidad. Vivir es arriesgar.​​

Hispasat cumple 25 años como líder de comunicaciones en la distribución de contenidos en español y portugués. ¿Qué cosas hace una persona en su día a día gracias a los satélites?​​​

Ubicados a 36.000 kilómetros de distancia, los satélites son capaces de repetir una señal y retransmitirla de forma simultánea en cualquier parte del mundo. A nivel de comunicación estamos hablando de la posibilidad de que millones de personas vean una noticia o retransmisión en directo. ​​

El efecto multiplicador del cambio es muy grande. En Colombia o Brasil, por ejemplo, Hispasat ha hecho posible que una familia tenga acceso a internet en medio de la selva, lo que significa acceso a la educación o la sanidad. Y todo a través de una simple clavija. A otros niveles, los satélites nos ayudan a observar el medio ambiente, controlar incendios, etc.​​

​​¿Cuál es su mayor reto como presidenta de Hispasat?​​​

Mi mayor reto soy yo misma, me gusta vivir en continuo aprendizaje, no me interesa anclarme en el pasado ni blindarme en mi posición. En este sentido, quiero pensar que mi papel es aportar: se trata de convencer, construir y crear. Los americanos le llaman “sense of urgency” y tiene que ver con ese deseo de vivir haciendo cosas. El mundo está cambiando mucho.​​​​

Por cierto, de las 20 personas que componen el equipo directivo de Hispasat, sólo 3 son mujeres. ¿Reimaginar el trabajo incluye reimaginar el arte de dirigir equipos?​​​

Sí. La mujer debe encontrar su sitio en la sociedad. Hasta ahora hemos crecido al servicio de los demás, y esa ha sido nuestra maestra en el arte de la empatía, pero las generaciones venideras son diferentes, tenemos que aprender a dar lo mejor de nosotras mismas.

Es justo lo contrario al ego que mencionaba antes. En Hispasat sólo somos tres mujeres en el comité directivo, pero el avance de la mujer en la sociedad en general es real. El problema es la autocensura, nuestro exceso de responsabilidad nos suele llevar a niveles de autoexigencia muy altos, y eso hace que en ocasiones prefiramos abstenernos.

La mirada femenina es abierta, capaz de percibir la información y practicar una escucha genuina. Somos las primeras que tenemos que aprender a dar lo mejor de nosotras mismas.

En pleno proceso de transformación digital, ¿cómo es el nuevo liderazgo? ​​​​

La innovación surge en entornos de diversidad. Cuanto mayor es la diversidad, más posibilidades de irrupción. En este sentido, el mundo digital nos permite interactuar de forma espectacular con diferentes culturas, países e idiomas. Por eso necesitamos líderes con visión global, capaces de conectar información, relacionarla y movilizarla.

​​​Los nuevos líderes son personas que profesan respeto y apuestan por la diversidad, justo lo contrario de lo que está sucediendo en algunos regímenes del mundo.​​

La tecnología no sólo está cambiando nuestra forma de relacionarnos, también nuestra forma de trabajar. Profundamente, además. ​​​

Sí, al final, lo importante es conocerse y hacerse valer, desarrollar una marca personal y ser conscientes de que nuestro valor añadido somos nosotros mismos. Creo que la palabra “trabajo” está pasada de moda, el futuro pasa por ser capaces de crear valor, por eso es tan importante creer en uno mismo. El trabajo ideal no existe. Nadie va a venir a ofrecérnoslo, tenemos que fabricarlo.​​

¿Cuál cree que será el gran cambio tecnológico de los próximos años?​

Está pasando, ya mismo, con el internet de las cosas, por ejemplo. Estamos viendo máquinas y equipos gestionados por control remoto. Cuando el ser humano es capaz de dejar su ego atrás y utilizar la tecnología para construir algo con los demás, el resulta​do es enorme. La realidad supera a la ficción, siempre.

Todas las épocas en las que se ha producido una innovación tecnológica han ido precedidas por un momento de sufrimiento previo a la adaptación generada por el cambio. The Economist​ ​​ planteaba en un artículo esta interesante cuestión. ¿Llegarán las máquinas a suplantar a las personas? Si pensamos que una máquina puede llegar a sustituirnos, estamos diciendo muy poco de nosotros mismos.​​​

En este sentido, ¿qué papel juega la creatividad en el mundo de los negocios? ​​

Creo que hacer negocios es una actividad muy creativa. Nuestro trabajo pasa por observar la realidad y tratar de transformarla. Los​ grandes logros de la Humanidad vienen de ahí, de esa capacidad que tienen algunas personas para no dar todo por sentado y transgredir los límites de la realidad.​​​​

Vivir es creer en lo imposible. ​Por eso necesitamos escuchar al otro de forma genuina e inteligente, sin caer en el cinismo. Cuando te cierras en banda y pierdes tu dosis de credibilidad, pierdes también la capacidad de asombrarte.

No es fácil, pero hay que perseguir ese equilibrio razonable. Al final, se trata de valorar lo que uno tiene y tratar de hacer sencillo lo complicado. Cuando menos te lo esperas, y si dejas que ocurra, la vida te regala grandes sorpresas.​​

COMENTARIOS
Nombre:

Comentario:


Attachments
 
¡Ups! No hay comentarios todavía. ¿Te animas a escribir el primero?