Skip Ribbon Commands
Skip to main content
48/99
"Tenemos la oportunidad de rediseñar nuestra forma de trabajo a nivel local y global"
Fabrizio Pierandrei / @fmp_it
Pierandrei Associati & PACO Design Collaborative
15/07/2015
  • COMPARTE
  • LinkedIN
  • Facebook
  • Google+
  • Mail
  • Twitter
  • #reimaginaeltrabajo
A UN CLIC
Quién es:

​Fabrizio Pierandrei

 
A qué se dedica:

​Pierandrei Associati & PACO Design Collaborative

 
Ámbitos de trabajo:

​Diseño, Servicios, Innovación

 
Quiero contactarle:

​fmp@pierandreiassociati.it​

 
Tiempo de lectura:

​Ocho minutos y un granizado

 
What if?

​¿Utlizamos el diseño para crear modelos de negocio basados en la colaboración, la solidaridad y el respeto por el Medioambiente? 

 
@cyctweet
​​​

​La espuma del café, el coche y tu salón. El móvil, la mochila de tu hija y la bolsa del supermercado, la calle por la que avanzas, la ciudad en la que vives y la nave que nos mostró Plutón. Aquí y allá, siempre el diseño.

​Entrevistamos al italiano Fabrizio Pierandrei para descubrir el liderazgo y la necesidad del diseño a la hora de plantear servicios y proyectos para un futuro sostenible, posible, mejor. Pasen y lean. 

​"Creo que hemos superado el Capitalismo y el Socialismo y entrado en un mundo de Globalismo, donde la política ha cedido ante el poder financiero"

​Vivimos en un mundo de diseño: nuestra casa, nuestros espacios de trabajo y ocio, incluso nuestra carrera profesional es un ejercicio de diseño. ¿Por qué está tan presente en nuestras vidas? ¿Es necesario? 

​El diseño ha vivido una importante evolución en los últimos años. Hemos pasado de diseñar tangibles a diseñar intangibles. En este sentido, el diseño ha demostrado un potencial increíble a la hora de dar forma y estructura a determinadas interacciones: con objetos, entre personas, abriendo las puertas a una nueva posibilidad del diseño, habilidad en la que no habíamos pensado en los años precedentes. 

Por supuesto, siempre hemos diseñado nuestras relaciones e interacciones. La única novedad reside en comprender el rol que el diseño puede tener en estas áreas a la hora de desarrollar nuevos métodos y herramientas, sobre todo en el mundo digital. Creo que lo mismo sucede con el exceso de diseño, pero, en mi opinión, esto no es aplicable al diseño de intangibles: hay mucho que explorar e implementar para comprender los efectos reales que el diseño puede tener en nuestra vida cotidiana. ​

​En una época de transformación, ¿cuál es, en tu opinión, el papel del diseñador?

La posibilidad de diseñar aspectos tangibles e intangibles de nuestra vida está generando nuevos perfiles de diseñadores: de producto a servicio, pasando por el diseño interactivo. La sobre-especialización de la profesión de diseñador convive con una base subyacente común: todos ellos comparten la misma “actitud de diseño”. 

El término, definido como Design Thinking, -pensamiento de diseño- nos lleva a analizar un problema, oportunidad o reto desde una nueva perspectiva, a partir de una aproximación holística y multidisciplinar, utilizando la creatividad para resolver problemas complejos. 

En nuestro mundo globalizado, en un mercado saturado, la complejidad está a la orden del día, y es ahí donde el diseño y el pensamiento de diseño cobran especial relevancia​.

​¿Y, cuál crees que debería ser en un futuro? 

​Gracias a los avances tecnológicos que la digitalización ha traído a nuestro mundo, nuestra “sociedad creativa”, ha interiorizado algunas de las características propias de un diseñador; hoy en día es muy fácil producir un video, una canción o publicar un libro. En el futuro próximo, además, veremos que es posible producir una película, diseñar una aplicación o crear una comunidad de forma mucho más fácil que hoy en día. 

Ahora que todo el mundo es capaz de diseñar, tal vez resulte contradictorio pensar que necesitamos diseñadores, pero como Ezio Manzini muestra en su último libro​, en el futuro habrá muchas más oportunidades para diseñadores convertidos en expertos y facilitadores de los procesos que todo el mundo quiere usar, actualizando los modelos de Design Thinking y diseñando mejores herramientas para las personas creativas.

Fast Company publicaba recientemente un artículo titulado “El CEO del futuro será un Diseñador": por su habilidad para reconocer errores y oportunidades y proponer soluciones. ¿Qué opinas? 

​Creo que el liderazgo de un diseñador está menos relacionado con la visión jerárquica de las compañías, pero no estoy seguro de que hoy en día hayamos llegado ya esa nueva horizontalidad de las empresas.

En todo caso, todo buen diseñador tiene una gran habilidad para convivir con los retos a los que se enfrenta: desde la empatía y con pasión, con capacidad para analizar los pros y los contras, comunicar bien la estrategia, el proceso y los resultados de su trabajo. Creo que todas estas habilidades son las propias de cualquier líder excelente. ​

​Especialista en Diseño de Servicios, ¿podrías contarnos en qué consiste exactamente y qué ventaja competitiva puede ofrecer a las empresas esta vertiente del Diseño?

Aunque el Diseño de Servicios parece una disciplina nueva, en realidad los productos nunca han existido sin el soporte del servicio. El éxito de cualquier compañía pasa por ofrecer buenos servicios: esto es especialmente relevante hoy día, ahora que la digitalización está diluyendo los límites entre los aspectos tangibles e intangibles de todos los productos o experiencias que forman parte de nuestra vida. 

Por poner un ejemplo relacionado con mi experiencia, cuando nosotros, arquitectos, comenzamos a diseñar por ordenador hace unas décadas, la mayoría estábamos fascinados por el potencial de esta nueva herramienta y la libertad que nos daba poder gestionarlas de forma orgánica. Personalmente, lo que más me fascinó fue comprobar el increíble potencial de los ordenadores a la hora de crear conexiones entre personas, creando y compartiendo información, por ejemplo. 

Como diseñador, pensé que todos esos datos podrían ser muy útiles para transformar el diseño de interiores y la arquitectura como un espacio donde las personas pudieran interactuar. El Diseño de Servicios fue la primera disciplina dedicada a explorar la interacción entre personas, de ahí que me atrajera la idea de fusionar Arquitectura y Diseño de Servicios. 

​Reimaginar el trabajo pasa también por reimaginar la sociedad. ¿Cómo diseñar modelos de negocio sostenibles, acordes con esta filosofía de futuro?

Este es, sin duda, el gran reto al que nos enfrentamos en los próximos años. Creo que hemos superado el Capitalismo y el Socialismo y entrado en un mundo de Globalismo, donde la política ha cedido ante el poder financiero. En cualquier caso, lo que no parece razonable es que dos sistemas fundados hace casi doscientos años, cuando la mayoría de la población terminaba sus días en el mismo pueblo que les vio nacer, transportando verduras en un burro al mercado, sea el mismo modelo que inspire el diseño de nuestro futuro. 

Ahora que ya conocemos las ventajas y los límites de esos modelos deberíamos ser conscientes de que ninguno de los dos es capaz de ofrecer una vía sostenible para un mundo de 7-8 mil millones de personas que buscan tener un estilo de vida basado en los estándares occidentales. 

Es por ello que nuevos modelos como la “Economía Colaborativa” están emergiendo con fuerza. Los ciudadanos son capaces de organizarse, reaccionar ante las desventajas de la economía actual y explorar nuevas oportunidades que les permitan resolver problemas antiguos y recientes. Muchos de esos nuevos modelos de negocio están forzando los límites del paradigma actual, como es el caso de Uber, por ejemplo. 

Sin embargo, es imposible hablar de modelos sostenibles mientras no consideremos e incluyamos otros valores al margen de los costes y las ventajas económicas de nuestras elecciones. 

​Vamos hacia un nuevo modelo empresarial donde innovación y sociedad van de la mano. ¿Cómo sensibilizar a la sociedad, las instituciones y las empresas de este cambio real?

​Creando nuevos modelos sostenibles. Creo que la única forma de involucrar a más personas e instituciones es a través del ejemplo. No se trata de “usar” los valores sociales como una herramienta de márketing, sino de llevar a la Humanidad a la siguiente fase de su evolución. Es nuestra única alternativa: evolucionar hacia una sociedad más sostenible o correr el riesgo de extinguirnos. Para un diseñador, para una mente positiva, sólo la segunda opción es posible​.

​¿Qué papel crees que jugará la tecnología en el trabajo futuro? 

La tecnología siempre ha jugado un papel crucial en nuestro trabajo, pero creo que en el futuro lo hará de una forma más pasiva y ubicua, fácil de usar, invisible. Aun así, el papel realmente innovador de la tecnología podría y debería ser el de ayudarnos a enmarcar mejor nuestro trabajo y nuestras necesidades personales, haciéndonos más eficientes, teniendo más tiempo libre, en lugar de expandir las horas de trabajo como ha hecho el uso del email y los ordenadores.

Tenemos la oportunidad -y el riesgo- de rediseñar nuestra forma de trabajo a nivel local y global. Si consideramos que en el futuro cada vez más máquinas suplantarán a las personas en aquellas tareas simples y repetitivas, y que aún así, millones de personas necesitarán encontrar una forma de vida, no hay más remedio que rediseñar los flujos de trabajo, el tiempo de trabajo y -en general- el rol del trabajo en nuestra vida a la hora de garantizarnos un futuro de paz, en el que -espero-, tengamos tiempo para crecer personalmente y culturalmente a la par que trabajamos.

​¿Qué avance tecnológico te gustaría vivir en el mundo del trabajo? 

​El progreso digital ha hecho realidad muchos de los sueños de infancia que tenía años atrás. Si piensas en Star Trek o en películas como 2001: Una odisea  del espacio​, hoy en día la mayoría de aquellas cosas son realidad, a excepción de la teletransportación. Pero no estoy seguro de que vaya a disfrutar más de mi vida gracias a ella, así que prefiero seguir considerándolo un sueño. 

COMENTARIOS
Nombre:

Comentario:

He leído y acepto la política de privacidad



Attachments
 
¡Ups! No hay comentarios todavía. ¿Te animas a escribir el primero?