Skip Ribbon Commands
Skip to main content
73/99
"El reto pasa por retener y promover el talento, incluido el femenino"
Mariana Norton y Diana Rivera / @Cuatrecasas
Cuatrecasas, Gonçalves Pereira
09/11/2015
  • COMPARTE
  • LinkedIN
  • Facebook
  • Google+
  • Mail
  • Twitter
  • #reimaginaeltrabajo
A UN CLIC
Quién es:

​Mariana Norton y Diana Rivera

 
A qué se dedica:

Socia y consejera de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira​ 

 
Ámbitos de trabajo:

​Abogacía

 
Quiero contactarle:
 
Tiempo de lectura:

​Un atasco en la M30

 
What if?

¿Convertimos la flexibilidad,  la cultura de la eficiencia y la racionalización de horarios​ en una opción real? 

 
@cyctweet
​​​
El uno de Octubre de 2015 la planta baja de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira era una oda a la feminidad: ciento cincuenta directivas de España y el extranjero, reunidas para celebrar la segunda edición de "Women in Business". El evento, que busca convertirse en un foro de debate y networking sobre temas de actualidad, llevaba por título  "Inclusive Leadership & Business Success". 

Ana María Llopis, fundadora y CEO de Ideas4all, Presidenta de DIA y Consejera Independiente de Société Générale estrena la tarde en inglés. Y con humor: "Ladies... and Gentleman", dice en un claro guiño a Jorge Badía. El Director General de la firma sonríe sentado en primera fila. Junto a él, Mariana Norton y Diana Rivera. La primera es socia de Cuatrecasas, Gonçalves Pereira​; la segunda es consejera, las dos son el alma y motor de este evento que busca remover algo más que las hojas de otoño.

​"Las mayores dificultades a las que nos enfrentamos las mujeres en países como España para progresar en el mundo de negocios siguen siendo la famosa falta de conciliación de la vida personal con la vida profesional y un reparto de las responsabilidades familiares muy poco equitativo"

​¿Qué motivó la creación de su evento “Women in Business”? 

​Durante varios años asistimos a distintos tipos de eventos en Londres y Nueva York orientados al público femenino y enfocados a cuestiones sobre la prom​​oción del liderazgo y el talento que nos parecieron muy interesantes.

A raíz de eso, decidimos organizar en España un evento dirigido a empresarias y directivas (españolas e internacionales), con el prop​ósito de servir de foro de debate para temas de interés y actualidad, así como de networking.  

La primera edición del WiB Cuatrecasas se celebró en 2014 y se centró en el análisis d​​e temas sobre la promoción y retención de talento femenino, así como la representación femenina en puestos directivos. 

Tras el éxito del evento, en octubre de este año se celebró la segunda edición en la que reunimos a 150 relevantes directivas y empresarias que compartieron experiencias sobre la div​​ersidad de género y desarrollo del talento femenino en sus compañías, la innovación y los nuevos modelos de gestión y liderazgo. 

 ¿Realmente existe el “liderazgo femenino”, o es más bien el primer paso de un nuevo camino hacia la necesaria igualdad de género?

​Si bien no pretendemos generalizar en estos temas, creemos que se pueden identificar rasgos femeninos y masculinos en las formas de ​​liderar y gestionar las instituciones.

En cualquier caso, entendemos que no es tanto un tema de debatir sobre ​​el liderazgo femenino versus masculino, sino de fomentar un liderazgo inclusivo que entienda y desarrolle todo el talento disponible en el mercado. 

​​En un mundo cada vez más cambiante, complejo, incierto y ambiguo, la innovación es fundamental. La diversidad de ideas, culturas y experiencias se ha convertido en un tema clave. Debemos potenciar debidamente el talento femenino, ya que representa casi a la mitad de la población y un porcentaje muy elevado de los estudiantes universitarios más preparados en Europa Occidental.

​¿Cuáles son sus rasgos diferenciadores, y cómo puede influir esta manera “femenina” de trabajar en la creación, desarrollo y gestión de negocios?

​A mediados del siglo XX, Indira Gandhi ya opinaba que “en algún momento el liderazgo se relacionó con la fuerza; ahora se relaciona ​​con la capacidad de diálogo”, y defendía esta capacidad como una cualidad más marcada en el liderazgo femenino que en el ejercido por varones.

Tradicionalmente se ha considerado que el liderazgo femenino es más dialogante, estratégico y menos violento. En nuestra opinión, hay muchos tipos de líderes, y la calificación no tiene po​​r qué venir dada solo por su género sino por otras cualidades. Lo fundamental, como comentamos, es promover y retener todo el talento, incluido el femenino. Aquí es donde está el reto.

Un estudio reciente de McKinsey (Septiembre 2015) titulado “The power of parity”, analiza 15 indicadores de igualdad de género en 95 países en los que vive el 93% de la población femenina m​​undial y que generan el 97% del PIB mundial. La conclusión a la que llega es que el avance en la igualdad de género puede añadir 12 billones de dólares al crecimiento económico mundial en el año 2025.

Dos de los q​​uince indicadores del estudio de McKinsey’s se refieren a “posiciones de liderazgo” y “representación política”. Los países europeos occidentales puntúan mal en ambos indicadores, demostrando un nivel extremadamente alto de falta de igualdad de género.

Por otro lad​​​o, también existen varios estudios (como por ejemplo, el de McKinsey de 2010 y Dezso y Ross, 2011​) que concluyeron que tener un mayor porcentaje de mujeres en los puestos de dirección estaba vinculado a un mejor rendimiento empresarial. 

Acorde a su experiencia, ¿cuáles son las principales dificultades a las que se enfrenta una mujer a la hora de liderar una compañía? 

​Las mayores dificultades a las que nos enfrentamos las mujeres en países como España para progresar en el mundo de negocios siguen siendo la famosa falta de conciliación de la vida pe​​rsonal con la vida profesional y un reparto de las responsabilidades familiares muy poco equitativo. 

En muchos sectores el avance de las mujeres hacia los puestos direct​​ivos se sigue viendo sustancialmente retrasado u obstaculizado por la maternidad. 

​Un estudio reciente realizado entre antiguos alumnos por la Harvard Business School​ reveló que las mujeres querían desarrollar una carrera al más alto nivel incluso después de la maternidad, pero se enfrentaban al hecho de que sus planes no encajaban con los de sus parejas. La mitad de las mujeres que participaron en el estudio confesaban que no esperaban tener que encargarse de la mayor parte del cuidado de los hijos, pero casi tres cuartas partes acababan haciéndolo.  

​​​El reparto equilibrado de las responsabilidades familiares es fundamental para que las mujeres que lo deseen puedan desarrollar sus carreras profesionales.​

Reuniones eternas, horarios de trabajo que hacen casi imposible la conciliación y ese deseo de ser buenas: personal y profesionalmente hablando...  ¿Hasta qué punto hemos creado expectativas difícilmente realizables en torno a vida y trabajo? 

​Muchas veces, la gran auto-exigencia que cada mujer se impone a si misma le impide valorarse debidamente o salir de su “zona de confort” para lanzarse a vuelos más arriesgados. No obstante, con una mayor flexibilidad, cultura de la eficiencia y racionalización de horarios, las expectativas no serían tan difícilmente realizables y conducirían a la integración real del talento femenino en todos los escalones de las organizaciones. ​

​¿Qué creen que deberíamos empezar por cambiar las mujeres en nuestro propio discurso, con nosotras mismas, con nuestros compañeros, en la educación? 

Deberíamos comenzar a trabajar, a todos los niveles, para alcanzar un cambio cultural que implique el trabajo conjunto entre hombres y mujeres tanto en el reparto de las responsabilidades familiares, como en su condición de profesionales en las empresas, apoyando la promoción del talento y de la eficiencia. 

El papel de la mujer es fundamental en la educación de nuestros hijos y en el diálo​​go con nuestros compañeros para la defensa y aplicación de la necesaria igualdad en la asignación de responsabilidades y oportunidades. 

Somos las primeras que debemos eliminar los prejuicios sobre nuestro papel en el mundo laboral. Tenemos que asumir más retos que nos ayuden a ​​destacar. Es frecuente que las mujeres analicemos en exceso los retos y evitemos determinados trabajos o responsabilidades por miedo al fracaso o a la carga adicional que nos impondrá, mientras que la mayoría de hombres se presentarían voluntarios y estarían dispuestos a “aprender sobre la marcha”.  

​Mujeres y hombres nos enfrentamos a un reto: el ágil cambio de los mercados. ¿Qué habilidades consideran especialmente relevantes para el liderazgo del siglo XXI? 

​Las cualidades que hacen de un directivo un gran líder están cambiando. El líd​​er debe entender e integrar, tener una visión en relación con el proyecto que quiere desarrollar, pero también saber servir a los demás. 

Los líderes integradores, que usan sus habilidades para conseguir la adaptación de todos los perfiles de una organización, creación de relaciones profesionales, desarrollo y retención del talento, consiguen mejora​​r la eficiencia e innovación de sus organizaciones y empresas.​

​La tecnología ha hecho posible nuevas realidades, como el teletrabajo. ¿Creen que es posible compaginar liderazgo y responsabilidad con la vida personal?  

​Sin duda. La tecnología es fundamental para una mayor eficiencia en el trabajo y por lo tanto, puede facilitar la racionalización de los horarios. Adicionalmente, permite opciones como el teletrabajo que son claves para compaginar la vida profesional y personal.​

¿Qué líderes, de España o el mundo, les parecen especialmente inspiradoras y un ejemplo a seguir en torno a este nuevo liderazgo femenino? 

La Historia demuestra que en casi todas las épocas ha habido grandes líderes mujeres y, afortunadamente, su número aumenta progresivamente, tanto en España como en el resto del mundo. 

Una mujer a las que las dos hemos tenido la suerte de conocer recientemente por su inspiradora participación en la última edición del WiB Cuatrecasas es Ana María Llopis, fundadora y CEO de Ideas4all, Presidenta de DIA y Consejera Independiente de Société Générale​. Una mujer apasionante, luchadora, inteligente y, a pesar de todo ello, muy cercana; un claro ejemplo a seguir.​

​Por último, ¿qué innovación tecnológica os gustaría vivir? 

​Puestos a reimaginar el trabajo… ¡el teletransportador humano!​

COMENTARIOS
Nombre:

Comentario:

He leído y acepto la política de privacidad



Attachments
 

Anon  (22/10/2018 13:33)

​mis 10