Skip Ribbon Commands
Skip to main content
77/99
"¿Por qué no existe el Internet de las personas?"
Pablo Iraburu / @arena_ca
Arena Comunicación
02/12/2015
  • COMPARTE
  • LinkedIN
  • Facebook
  • Google+
  • Mail
  • Twitter
  • #reimaginaeltrabajo
A UN CLIC
Quién es:

​Pablo Iraburu

 
A qué se dedica:

​Director creativo de Arena Comunicación

 
Ámbitos de trabajo:

​Cine documental y la realidad

 
Quiero contactarle:
 
Tiempo de lectura:

​Tomarse un té​​

 
What if?

¿Y si la próxima innovación fuera la libre circulación de las personas por el planeta?

 
@cyctweet
​​​

​Se pide un té. Está ilusionado porque acaba de visitar en la costa a un hombre que fabrica barcos. La semana siguiente viajará a Amsterdam, después a Qatar y antes estuvo en México. Pero su rincón de pensar está en un pueblo de la Ulzama y el estudio de producción en un barrio pamplonés,  donde vive con Cristina y sus tres hijas. Cuenta cómo ella, su mujer, le abrió los ojos a la realidad. Desde entonces comenzó una etapa, tanto laboral como personal, dedicada a contar historias reales a través del cine documental.

​Pablo Iraburu es el director creativo de la productora Arena Comunicación y con él charlamos sobre la influencia de la tecnología en el trabajo cinematográfico, sobre innovaciones humanas, sobre fronteras.​​​

​"Estoy enamorado de la realidad"

Proyectos a nivel global, desde un pequeño lugar de Navarra, ¿cómo es su dinámica de este trabajo ‘glocal’? 

​Para cada proyecto formamos equipos desde 5 a 60 personas en función de las necesidades, muchas veces con compañeros de otros paíse​​s. La preproducción y postproducción las llevamos a cabo ​desde un estudio escondido en el barrio pamplonés de Rochapea, mientras que los rodajes, en cualquier lugar del mundo.

En todo este proceso lo fundamental para coordinarnos no es un sitio físico, sino una buena herramienta de comunicación. Cuando no estamos en el estudio quiere decir que nos está yen​do muy bien. ​​

​Además, cada uno trabaja de forma diferente, dependiendo de las funciones. Por ejemplo, los que tenemos momentos de trabajo más creativo no ponemos un horario rígido, tenemos libertad a la hora de organizarnos. Simplemente estamos muy bien comunicados.​

¿Te gusta trabajar sin horarios?

​Producir documentales es un trabajo muy bonito pero el hecho de no ser constante complica mucho la vida. Me encantaría tener una rutina.​

Este octubre habéis estrenado Muros/Walls vuestra película documental codirigida con Migueltxo Molina y producida por Itziar García. ¿Qué muros cree que puede derribar la tecnología?​

​Las nuevas tecnologías de la comunicación pueden convertirse en una verdadera herramienta de transformación social que elimine la injusticia en muchos lugares. Internet y las redes sociales son más útiles en circunstancias difíciles, como en la Primavera Árabe, en catástrofes naturales, o en el caso de los refugiados, por ejemplo. Sin embargo, el uso que hacemos nosotros de las redes sociales es mucho más superficial y pijo.​​

Los protagonistas de Muros buscan una vida mejor, tener la posibilidad de ser felices, ¿cree que tenemos en común la búsqueda de la felicidad?

​Antes de hacer Muros​ realmente pensaba que todos buscamos ser felices. Durante el rodaje descubrí que no. Es un lujo del mundo desarrollado, donde ya tenemos qué comer y nadie nos persigue con una Kalashnikov. Creo que lo que nos une es el instinto de supervivencia.

En Muros se plantea la cuestión de buscar lo que nos une, ¿cree que a pesar de los avances tecnológicos y el desarrollo, las personas cada vez están más separadas?

​Llegó Internet como una nueva tecnología para la libertad de información. Hay libre circulación del dinero y de las cosas, pero no de las per​​sonas. ¿Por qué no existe “el Internet de las personas”? El mundo está globalizado para lo que algunos quieren.

Del mismo modo que te digo que viajar me ha hecho ver que las person​​as somos más parecidos de lo que pensamos, también creo que el mundo es un horror de injusticia.​

¿Y las barreras mentales?

​La cerrazón es muy peligrosa. Las barreras mentales se caen a base de Cultura, interesándose por otras cosas, personas, promoviendo la curiosidad. Quitarse la boina. ​

¿Qué muros le gustaría que cayeran? 

​​Relacionados con la peli, tenemos un compromiso de separar nuestra visión personal. Lo que intentamos con Muros es plantear una situación y que cada uno se haga sus preguntas y busque las respuestas. Con los vaivenes que ha vivido el mundo estos últimos meses en lo relacionado a fronteras, se puede ver desde muc​​hos puntos de vista y estar muy ligada a la actualidad.

Y desde el punto de vista personal, me gustaría permitir instantáneamente la libre circulación de personas a lo largo de planeta. Los muros es la manifestación​ clara de la injusticia del mundo en que vivimos, pero ¿estaríamos dispuestos a quitarlos?

​Ha rodado en lugares muy diferentes (Malawi, Costa de Marfil, Madagascar, Perú, Brasil, Estados Unidos, Nicaragua,  Tailandia, India…) ¿podría compartir alguna conclusión que haya sacado de estar experiencias?

​El mundo no tiene nada que ver con la imagen que nos dan de él, una imagen de amenaza. El miedo es muy útil para el control el consumo, el orde​​n, la seguridad… funciona pensar que el diferente, el de fuera, es siempre terrible.

Viajar rodando, de forma muy pegada a la realidad y a la gente, descubres que en el fondo todo el mundo es muy similar, queremos lo mismo y se está bien en prácticamente todos los sitios. Y que c​​onste que he estado en la guerra, ¿eh?, no he ido a países con un nivel de vida superior al nuestro, ni iba de turismo, pero encuentras que la gente te acoge y te puedes entender a través del sentido del humor. En resumen, que el mundo es fabuloso.

¿Cree que seguimos teniendo muchos prejuicios?

​Sí. Hasta yo mismo los sigo teniendo. Mira, una anécdota de cuando estuvimos rodando en Palestina lo refleja muy bien: Accedí a un terreno pri​vado buscando lugares para grabar y de repente salió un tipo gritando en su idioma. Inconscientemente mi cabeza tradujo: “Te voy a degollar”. Entonces el traductor me dijo: “Te está diciendo si quieres tomar un té”. Y terminamos sentados con él.​

¿Hasta qué punto la tecnología en el ámbito cinematográfico puede acercarnos más a una realidad social o a alejarnos de ella? 

​​He vivido el cambio t​​ecnológico en la forma de trabajar del cine, pero el meollo de la cuestión sigue siendo el mismo: contar historias. Intentamos abrir los ojos a una sociedad que normalmente no quiere ver la realidad.

La habilidad de encontrar una hi​​storia no tiene que ver con las herramientas de las que dispones.

​​A la vez, es verdad que todo cambia constantemente, así que intento estar al día de lo que va saliendo para ver qué nos sirve mejor, pero sin caer en el fetichismo que abunda en nuestro gremio. No me encariño especialmente con marcas y modelos, lo veo más desde un punto de vista práctico.​

En una sociedad cada vez más acostumbrada a contenidos y formatos rápidos, ¿por qué apuesta​ por el documental?​

​Desde pequeño me ha gustado contar historias, hacer fotografía, escribir cuen​​tos… Luego estudié Audiovisual y empecé a trabajar muy vinculado al sector publicitario, que coincidió con un momento personal del que me arrepiento bastante.

Entonces conocí a mi mujer, Cristina. Y a través de ella descubrí que la realidad es la leche. Pasé de ser un romántico que tenía ideas curiosas y pensaba muchas tonterías, a descu​​brir el valor de la realidad que me llevó a la cordura. Empezó así una nueva etapa de trabajar con la realidad y con todo lo que voy descubrien​​do de ella. Estoy enamorado de la realidad.  El documental me ofrece esto y me parece una gozada.

​Hago cine documental porque realmente creo que puede servir para algo, ayudar. Si lo hiciera sólo por dinero, me dedicaría a publicidad. Nos conformamos con cerrar el año a cero, intentamos no perder. Y hay veces puntuales en que conseguimos ganar. ​

¿Por qué los espectadores españoles tienen menos interés en el cine documental ​que el público internacional?​

​En España no existe mercado todavía porque no hay cultura en general. Un ejemplo es Pura Vida, documental más visto durante 2012 en España por el que ganó dos premios del Festival de San Sebastián, y aún así facturamo​​s más vendiendo la peli en Japón que aquí. La tendremos dentro de unos años, aún vamos por detrás de Francia, Holanda o Dinamarca, pero vamos muy rápido y hay profesionales aquí que están haciendo ya cine documental muy bueno.

El público del cine documental es más internacional. Tenemos una distribuidora au​striaca, otra inglesa y en general vendemos mucho más fuera. Por eso nos interesan asuntos humanos, más allá de dónde sean.

¿Qué innovación tecnológica te gustaría vivir?

​Pues estoy seguro que vamos a vivir la desaparición del petróleo como fuente de energía. Va a suponer un cambio geopolítico global increíble, muy influyent​​​e en el tema que hablábamos de la justicia y las fronteras. Además, otra consecuencia es que dejará de haber tanto ruido y de contaminar.

También estoy convencido de que seré testigo de la desaparición de las carreteras. ¿No estaría genial ir volando? Pues en China ya lo hacen con un tren de levitación magnética, a toda v​elocidad y sin tocar el suelo.​​

Y como innovación humana me gustaría vivir la distribución más justa de la riqueza.​

COMENTARIOS
Nombre:

Comentario:

He leído y acepto la política de privacidad



Attachments
 
¡Ups! No hay comentarios todavía. ¿Te animas a escribir el primero?