Skip Ribbon Commands
Skip to main content
89/99
"El riesgo de cambiar no es mayor que el de quedarse como estamos"
Mikel García-Prieto / @triodoses
Triodos Bank
01/02/2016
  • COMPARTE
  • LinkedIN
  • Facebook
  • Google+
  • Mail
  • Twitter
  • #reimaginaeltrabajo
A UN CLIC
Quién es:

​Mikel García-Prieto

 
A qué se dedica:

​Director general de Triodos Bank

 
Ámbitos de trabajo:

​Banca ética

 
Quiero contactarle:
 
Tiempo de lectura:

​Plantar un tomate

 
What if?

​¿Y si las empresas pensaran en satisfacer necesidades en vez de en maximizar su beneficio?

 
@cyctweet
​​​

​Cuando le preguntamos qué opina de que le llamen idealista, responde: “Menos mal”. Cree que los ideales son fundamentales en la vida para que ocurra algo, es lo previo a la acción. Pero sin olvidarse de los momentos duros y de la responsabilidad en nuestras decisiones

​Mikel García-Prieto lleva 16 años trabajando en banca aunque estudió ingeniería, porque le pareció un medio eficaz para contribuir a una transformación social. Con estos ideales dirige Triodos Bank y cree que si se busca saber cómo es una persona, no hay más que ver en qué se gasta el dinero. A nosotros no nos ha enseñado su cuenta, pero sí nos abre las puertas de su oficina en Las Rozas dispuesto a contestar:

​“El reto está en unir ideales y acción”

¿Por qué es necesaria la banca? 

​A través del dinero y de la banca se pueden conseguir muchas transformaciones sociales. La historia está en encontrar sentido al dinero y para qué pensamos que es útil. El dinero fue creado por las personas con la intención de facilitar que cada uno se desarrolle en libertad gracias a un intercambio. El dinero no es bueno ni es malo en sí mismo, depende de quién lo use y cómo lo use. ​

​¿El futuro de la banca pasa por hacer del dinero un instrumento de transformación social?

​En Triodos Bank pensamos que sí. Yo estudié Ingeniería Industrial y una de las principales razones por las que vine a trabajar en banca fue esa capacidad de transformación social que tenía la actividad bancaria. Dependiendo de cómo un banco utilice el dinero que le confían sus clientes y a qué empresas y organizaciones decida prestárselo, la sociedad puede ir hacia un lado o hacia otro. Las entidades financieras, por tanto, tienen una gran responsabilidad. Este es el enfoque que aplicamos desde  la “Banca ética”, la “Banca con valores” o la “Banca responsable”. ​

​¿Qué lecciones extrae Triodos Bank de la crisis financiera y qué lecciones deberíamos asumir cada uno de nosotros? ​

​La situación actual la veo como una salida hacia un nuevo lugar donde conviven el miedo y la responsabilidad. El miedo a lo que pueda pasar en el futuro, que lleva a intentar tener seguridad en todo, y la responsabilidad, que anima a gestionar el dinero con más consciencia. En Triodos Bank optamos sin duda por la vía de la responsabilidad, pero al mismo tiempo debemos atender los aspectos del riesgo y cumplir con los requerimientos regulatorios.​

¿Qué significa gestionar de forma responsable el dinero que las personas confían a los bancos? 

Consiste en un conjunto de acciones y decisiones responsables respecto al uso que los bancos hacen del dinero que se les confía. Para nosotros, el uso responsable del dinero es una oportunidad para crear una sociedad más sostenible. Y lo hacemos, por un lado, concediendo préstamos a empresas y organizaciones sostenibles que trabajan en los ámbitos social, cultural y medioambiental. Y por otro, informando con total transparencia de los proyectos que financiamos para que nuestros clientes conozcan el destino de sus ahorros. 

Hoy en día hay muchas opciones para gestionar el dinero de esta forma, además de la banca ética. A través del crowdfunding, la economía colaborativa, el apoyo a causas sociales​…

Esto requiere de personas que tomen las riendas y sean responsables, porque cada decisión tiene una consecuencia. ​

​¿Y el ingrediente ‘riesgo’?

Hoy en día hay una tendencia más fuerte hacia el cambio, que implica siempre riesgo. Y la vida es cambio constante porque está llena de decisiones. El riesgo de cambiar no es mayor que el riesgo de quedarse como estamos.

Pero, a la vez creo que debemos ser exigentes, exigir responsabilidad a las personas que quieran asumir riesgos y saber cuáles compensa asumir, tener criterio. ¿Hasta qué punto tienen que emprender los jóvenes que acaban de salir de las aulas o las empresas que ya están consolidadas?​

La maximización de beneficios y el servicio a las personas, ¿son realidades incompatibles? 

Maximizar beneficios no es una realidad objetiva, sino que el sentido de las empresas es el de servir a las personas. La consecuencia de la actividad empresarial es ofrecer un producto o servicio y, a cambio, obtener un beneficio razonable, no maximizar el beneficio.

Cuando empezaron a existir las empresas, su finalidad era producir bienes o servicios para satisfacer o mejorar necesidades de las personas, y para llevar a cabo esa labor había que tener beneficios. Pero, de ser solvente a maximizar un beneficio, hay un salto importante. ​

​Parafraseando a Annie Dillard, ¿según cómo gastamos nuestro dinero, así es como vivimos nuestras vidas? 

​Esto me recuerda a la broma que decía siempre un compañero: “Para conocerte bien, no tengo más que mirar el extracto de movimientos de tu tarjeta de crédito”, en qué gastas el dinero habla de las cosas que valoras. Por ejemplo, durante la crisis no ha bajado en consumo de productos ecológicos. Dependiendo de cómo pienses gastas el dinero de una forma u otra. ​

Algunos consideran el dinero el origen de todos los males, la base de la desigualdad. Pero si nos ponemos prácticos, ¿no es el dinero también algo que ayuda a llevar a cabo una buena idea?

​A nosotros, por ejemplo, el dinero y la tecnología nos permite llevar a cabo proyectos  como la primera plataforma de crowdfunding para huertos escolares ecológicos, desarrollada por la Fundación Triodos y que ha sido reconocida por el diario Expansión como una de las 50 mejores ideas digitales en 2015.

También nos permite facilitar préstamos a empresas, financiar proyectos sostenibles del ámbito social, cultural y medioambiental.​

Para los millennials, el consumo de objetos está siendo reemplazado por el consumo de experiencias: ¿Cómo afectará esto al diseño de productos bancarios?

​La sociedad va hacia un lugar donde no puede perderse de vista el aspecto social y humano. Ya no sólo importa el precio o el producto, sino la experiencia que aporta. 

Nosotros lo hemos visto, por ejemplo, con nuestra Ecohipoteca, donde el tipo de interés está vinculado a la eficiencia energética, siendo menor cuanto más eficiente es la vivienda, incentivando la sostenibilidad en este aspecto. ​

​¿Qué le diría a las voces que tildan su visión de idealista? 

Que menos mal. Creo que los ideales son fundamentales en la vida de las personas, es el paso previo a la acción. Se trata de hacer realidad las ideas.

El reto está en unir ideales y acción. Casi todo el mundo quiere un mundo más humano y sostenible, pero a la hora de actuar no siempre nos acordamos de esos deseos. ​

¿Qué innovación tecnológica le gustaría vivir?​​​

Me gustaría llegar a ver una innovación ciudadana, que ponga en común las tecnologías que ya están desarrolladas pero que no forman parte de un todo. Tenemos techos verdes, coches eléctricos y energía fotovoltaica distribuida en las viviendas. Imagínate poner todo eso en común para desarrollar una ciudad sin ruido ni contaminación, vista desde arriba en verde.

Creo que la tecnología avanza muy rápido, pero que nos cuesta más ponerlo a funcionar en grupo, como ciudadanos en comunidad. ​

COMENTARIOS
Nombre:

Comentario:

He leído y acepto la política de privacidad



Attachments
 

Martin Porta  (05/02/2016 14:12)

​Inspirador!!