Skip Ribbon Commands
Skip to main content
96/99
"En el futuro no habrá líderes con sobrepeso"
Concha Martín de Bustamante / @ConchitaBustama
Presidenta de AESPLA
07/03/2016
  • COMPARTE
  • LinkedIN
  • Facebook
  • Google+
  • Mail
  • Twitter
  • #reimaginaeltrabajo
A UN CLIC
Quién es:

​Concha Martín de Bustamante 

 
A qué se dedica:

​Presidenta AESPLA

 
Ámbitos de trabajo:

​Prevención de Riesgos Laborales, Medicina del Trabajo

 
Quiero contactarle:
 
Tiempo de lectura:

​Un paseo por el Retiro

 
What if?

​¿Empiezas a cuidarte más y mejor? 

 
@cyctweet
​​​

​Durante sus años como Directora de Prevención en Telefónica, Concha Martín de Bustamante descubrió que, en cuestiones importantes, las personas nos parecemos mucho. ​​Médico por vocación, especialista en gestión de equipos y aprendiz incansable, desde el año 2013 preside AESPLA, una asociación sin ánimo de lucro que colabora en la gestión de los servicios de prevención laboral en España. 

​Telefónica, Repsol, Correos, Mutua Madrileña, Mediaset España, Campofrío, Cemex y otras grandes forman parte de AESPLA. ¿Y las pymes? De visita en Madrid, con ella conversamos sobre la lentitud de la Ley y la velocidad de la Red, el peso del líder y ese botellín de agua, icono de toda una generación. 

​"En el futuro no admitiremos a una empresa que no cuide a sus trabajadores”

​¿Cree que en España gozamos de una buena salud laboral? 

​Hemos hecho muchísimo trabajo en la parte de seguridad, pero tenemos un problema cultural en cuanto a la promoción de la salud. Me refiero sobre todo a la cultura preventiva: no es casualidad que España sea de los países con mayor nivel de supervivencia; tampoco son casualidad los reconocimientos médicos ofrecidos a la práctica mayoría de los trabajadores, pero seguimos teniendo un problema de cultura preventiva.​

​¿A qué nivel? 

​Los jóvenes lo estáis haciendo mejor pero, en su día, España era el país europeo​ con más médicos fumadores. 

Ahora está de moda cuidarse. Los jóvenes habéis puesto de moda el agua; en nuestra época, el que llevaba agua era un friki (risas). A eso me refiero. Ahora está mal visto ser fumador, no cuidarse, no llevar una vida saludable. 

En el futuro no habrá líderes con sobrepeso: si uno da la imagen de que no se puede cuidar de sí mismo, no podrá ser un líder. Si lo piensas, hay muy pocos líderes con sobrepeso. Alguno hay en el panorama internacional, pero cada vez es más excepcional… ​

​¿Cómo gestionan las organizaciones enfermedades psicosociales del siglo XXI, como la depresión, el estrés o la ansiedad?

Los gurús estadounidenses anunciaron en su día que el estrés y la depresión serían hoy la primera causa de baja, pero todavía estamos en ese momento donde los problemas osteomusculares​ son todavía más importantes. Creo que los latinos tenemos otros mecanismos de defensa, pero, aún así, es un problema muy importante. 

Ahora que contamos con tantos medios de información a nuestro alcance, el objetivo pasa por conseguir el empoderamiento de las personas: saber cómo cuidarse bien y educar a los niños desde la infancia es un aspecto muy importante. 

Una parte del los problemas de estrés y depresión -insisto, una parte-, vienen provocados por la incapacidad para tolerar la frustración. Tenemos que entrenar, especialmente a los más jóvenes, en la gestión de la frustración, porque en la vida uno se encuentra con muchas cosas y situaciones inesperadas y, a veces, lo importante no es lo que nos pasa, sino cómo lo vivimos.

​¿Cree que, en general, las empresas cuidan a sus empleados y les ayudan a enfrentarse con éxito a este nuevo paradigma?

Sí, creo que, ahora mismo, las empresas cuidan muchísimo de sus empleados. Telefónica​ tiene un proyecto llamado “Feel Good” que busca promover hábitos saludables, como hacer​ ejercicio y seguir una dieta adecuada, poniendo muchos medios a disposición de la persona.​ 

Las organizaciones que de verdad creen que lo más importante son las personas no pueden arriesgarse a que una persona esté de baja por temas que se pueden evitar. Te pondré un ejemplo: cuando uno pierde a un ser querido, lo normal es hacer un duelo, pero algunas personas sufren lo que se llama un duelo patológico. Ese dolor patológico se puede evitar, se puede trabajar, preparando a la persona para la pérdida de un ser querido.

En el ámbito del estrés, hay temporadas en que la propia necesidad del negocio genera estrés, -que no es lo mismo que la tensión por un objetivo-, y ahí, el directivo debe hacer​ de compuerta, intentando evitar trasladar ese estrés hacia abajo. 

Hoy en día, los programas para aprender a gestionar el estrés conviven con otros como la disminución de las plantillas. Todos los que hemos vivido una prejubilación hemos tenido que enfrentarnos a esa situación, y ahí entran factores variados, que van desde las habilidades personales para hacer frente al estrés, -que son diferentes según la persona-, hasta los efectos de la ciudad donde vives. 

​AESPLA es una asociación sin ánimo de lucro que tiene como fin colaborar en la mejora de la gestión de los Servicios de Prevención Laboral y cuenta entre sus integrantes con grandes empresas como Telefónica, Acciona, Inditex, Repso o Correos. ¿Qué ocurre con la pyme española? 

AESPLA​ comienza en el año 99, un momento en el que acababa de apro​​barse el Real Decreto del 97​​, que regula la Ley del 95. Desde entonces, este foro donde compartir buenas prácticas ha sido de una fuerza y un valor incalculables. 

​Por la pregunta, las grandes empresas tienen la enorme ventaja de contar con una cultura preventiva más madura: Telefónica​ guarda manuales traducidos del inglés de los años veinte, cuando empieza su actividad. La Ley pretendía generar un efecto do​minó con la pyme, pero lo ha conseguido sólo a medias, provocando en ocasiones una cultura preventiva del tipo: “me voy a cubrir en caso de accidente”.

Uno de los problemas más importantes de la Ley de Prevención ​es la excesiva burocracia que se ha ido desarrollando en base a los problemas legales que han ido surgiendo. Es una pena, porque deberíamos valorar sobre todo la mejora continua en la implantación y la eficacia del método preventivo.

​Al final, en España, tanto en la pyme como en las grandes, cuando la Administración viene a vernos evalúa la prevención por los papeles, ​​y eso es un problema que acaba distrayendo al empresario. Al final, podemos tener los equipos, podemos tener todos los procedimientos de trabajo, pero son las personas y su cultura preventiva las que deciden o no utilizarlos. ​

​Ahora que las empresas hablan de gestionar la felicidad y el bienestar de sus empleados, ¿cree que ha llegado el momento de que los prevencionistas dejen de ser los grandes olvidados para convertirse en agentes del cambio?

En AESPLA pensamos que los técnicos de prevención deberían liderar ese cambio que demanda la sociedad, pero la Ley de Prevención establece que su labor es de asesor. 

En muchas empresas, esto ha llevado al prevencionista a hacer meras recomendaciones. Todavía hoy hay muchos casos de técnicos que preferirían seguir con sus labores de asesoramiento, pero nosotros pensamos que hay otra vía mucho mejor: el prevencionista, por su posición, puede estar cerca de la empresa, y esa cercanía le permite conocer de primera mano lo que la empresa necesita de verdad y proponer soluciones de impacto al menor coste, pero esto es algo que hay que liderar, y no todos los técnicos están dispuestos. 

En la parte que atañe a los profesionales de la Medicina del Trabajo, el discurso es similar: debería ser el médico el que lidere el cambio, convirtiendo a este colectivo en gestor integral de la salud de los trabajadores. Cuando digo gestor integral me refiero, por ejemplo, al simple hecho de poder dar una baja: ¿quién mejor que una persona que conoce bien tu trabajo para decidir si eres apto o no para trabajar?

​En 2015 celebramos veinte años de la la Ley 31/1995 de Prevención de Riesgos Laborales. ¿Le parece que la velocidad de la normativa está sincronizada con la rapidez a la que avanza la tecnología?

​Creo que la Ley va por detrás de la realidad… además de la tecnología (risas). En general, lo que vemos es que la legislación suele llegar tarde. La tecnología por su parte es un instrumento magnífico, que nos va a hacer la vida muchísimo más cómoda en aspectos que ahora mismo ni siquiera imaginamos.

Cuando yo tenía quince años, mi padre nos contó en una conferencia sobre la sociedad telemática que algún día sacaríamos las entradas del cine desde casa. Eso parecía ciencia ficción en el año setenta y seis, pero para mis hijos es inconcebible ir a la taquilla a por unas entradas. Y esto es sólo una anécdota…​​

​¿Llegará el día en el que simples operadores de sistemas o robots cumplan la tarea de velar por la seguridad y salud de otros? 

Bueno, ¿... por qué no? Si le hacen más caso que a todo un sistema de gestión... Al final, es la propia persona la que decide si cumple o no, si se cuida a sí misma. 

En prevención hay todo un sistema de gestión preparado que sirve para anticiparse a todos los posibles escenarios de riesgo. En principio y, siendo muy teóricos, si todas esas medidas se cumplen, pero el trabajador decide no colaborar, las posibilidades de que se produzca un accidente son muy altas. 

Por eso, las empresas tenemos la gran obligación de informar y formar a nuestros trabajadores, porque, cuando las personas quieren, se pueden evitar muchos accidentes.

​¿Qué tipo de proyectos se han puesto en marcha para promover toda esta cultura preventiva? 

​Correos tiene ahora mismo en marcha un programa interesantísimo para sus trabajadores dispersados, y CEMEX​ ha comenzado un programa llamado “Avísame”: los trabajadores que se apuntan voluntariamente reciben ayuda de sus compañeros para corregir posibles malos hábitos. A veces, por mera rutina, cometemos imprudencias en el trabajo de forma inconsciente, imprudencias que el programa busca reconducir.

​¿Hasta qué punto el auge de las métricas y el Big Data pueden servir de baza para defender esta idea de que la prevención puede repercutir positivamente en la cuenta de resultados? 

Nos va a ayudar. El Big Data permitirá hacer planes preventivos específicos​. En el último Congreso de Medicina del Trabajo comentaba este mismo punto: hoy en dia, una vacuna de la gripe cuesta en torno a cinco euros. Sin embargo, un día de baja de IT cuesta de media unos doscientos euros… y aún así, todavía cuesta que te autoricen los cinco euros de cada vacuna. 

Si lográramos llegar a ese modelo de prevención médica integral del que hablaba antes, los datos nos ayudarían a demostrar hechos que ahora tratamos de demostrar con papel, como el ahorro en tiempo que supone hacer los reconocimientos médicos​ sin tener que desplazarse al centro de salud. Además, podríamos tener conexión directa con la Seguridad Social desde la empresa. 

Es una paradoja, pero son los Servicios de Prevención los que mejor saben cuál es la media de colesterol de los españoles. Y no se nos pregunta. La encuesta que hace el INE​ sale de los ambulatorios pero, ¿quién va a los ambulatorios? La gente que ha enfermado. Nosotros tenemos el dato de la gente sana y, si lográramos integrar los servicios como demandamos, podríamos avanzar mucho. Con la carpeta de salud digital ocurre algo parecido: es algo que llegará, el problema será el coste de acceso​.

​Después de esos veinte años de Ley, ¿cree que los profesionales han tomado conciencia de este cambio en la cultura de la prevención? 

Creo que hemos avanzado muchísimo, pero también porque hay muchos trabajos penosos que han ido desapareciendo con el tiempo. Ahora, gracias a internet, podemos hacer que los trabajadores estén más informados, pero todavía no hemos logrado que sepan más: el cambio de fumador a no fumador ha sido social, no informativo. 

Hoy en día contamos con técnicas de gamificación al servicio de la formación en salud y prevención. En este último ámbito en concreto hemos hecho grandes avances: en los trabajos solitarios, por ejemplo, ahora, si esa persona dispone de cobertura GPS, ya puede estar localizada. Y en los espacios confinados, donde pueden producirse acumulaciones de gases, los trabajadores ya hacen un check-list con su dispositivo para asegurarse de que van cumpliendo con todas las medidas preventivas. 

Por otro lado tenemos la realidad aumentada: piensa por un momento en las personas que eligen dónde colocar las antenas de los móviles. Antes no sabíamos el riesgo que corrían antes de llegar, ahora puedes saber cómo está el lugar antes de enviar a una persona. Todas estas medidas son costosas, pero Europa ​​2020​​ cuenta con financiación para proyectos de Seguridad y Salud​ que ojalá se desarrollen.

En España, ¿cuáles son ahora mismo los trabajos más arriesgados? 

​Los que tienen que ver con la construcción: derrumbes de paredes, caídas de trabajos en altura… Con los trabajos en altura el problema es que la normativa todavía es muy laxa y no siempre puedes conseguir el anclaje adecuado. 

En España, el esguince es probablemente la causa más común de una baja. Cuando hablamos de temas graves, los accidentes de tráfico son una de las principales causa de baja laboral. Por fortuna, según las últimas estadísticas, la gravedad de los accidentes ha descendido, también el número de víctimas mortales​.

​En los últimos años cada vez se habla más de Responsabilidad Social Corporativa. ¿Qué papel desempeña la prevención en el conjunto de una empresa socialmente responsable?​

Todas las acciones que se realizan en el ámbito de la prevención tienen incidencia directa en la Responsabilidad Corporativa. Y además puntúan en el Dow Jone​s. Las empresas de éxito hoy en día son aquellas que también puntúan muy alto en el ámbito de la RSC, y creo que no se trata de una moda. 

Al principio se pensó que sí, pero creo que las empresas tienen el deber de ser sostenibles y responsables allí donde operan, y ese deber comienza por sus propios trabajadores: bien entendida, la prevención es una condición de trabajo más. 

En el futuro no admitiremos a una empresa que no cuide a sus trabajadores. Para la gran empresa, el reto pasa por medir lo bien o mal que lo está haciendo en base a su última contrata. Y eso no es tan fácil, pero el avance real pasa por lograr que los proveedores de las grandes compañías sigan sus propios protocolos de trabajo, haciendo que sus accidentes cuenten como propios. 

​Esta pregunta es común a todos los entrevistados: ¿Qué innovación tecnológica le gustaría vivir en el mundo del trabajo? 

​Siempre quise ver las prótesis con impresora 3D, pero ya son realidad, así que… Lo que de verdad me gustaría ver es que ninguna persona en el mundo vuelva a cargar peso: desde las porteadoras hasta la gente que lleva la bolsa de la compra, vaya. 

En Asia y en África hay todavía muchos poblados donde son las mujeres las que llevan a hombros el agua a las aldeas. Si pudiéramos hacer algo… ​

COMENTARIOS
Nombre:

Comentario:

He leído y acepto la política de privacidad



Attachments
 

FM  (31/03/2016 11:46)

Interesante entrevista desde la experiencia sobre un aspecto ​básico en la mejora de la competitividad de la 
empresa.

Resulta evidente que la salud es un indicador que cada vez cobra más fuerza entre los valores de cualquier liderazgo​.

Antonio Iniesta  (30/03/2016 18:07)

Vision clara que marca lineas de trabajo muy interesantes basadas en la experiencia solida​

Dr Santos Quesada  (30/03/2016 17:42)

​Un artículo intachable, con una magnífica visión de futuro. ¡Felicidades Dra. Martín!

Dra Pilar Alfranca  (30/03/2016 14:38)

Una visión  muy acertada del cambio en la prevención  y  salud laboral !!!!Felicidades por el artículo Dra. Martín de bustamante !!!

M  (16/03/2016 11:36)

Gran artículo, muy interesante. Saludos desde Dublín Doctora Martín de Bustamante.

J  (11/03/2016 10:42)

​No entiendo muy bien por qué seguimos prejuzgando a las personas por su imagen, y no por su involucración y saber.  Mal asunto si se sigue pensando así.